¿Y si en septiembre te propones ser mentor/a de un/a joven?

Zing Mentoría busca mentores/as voluntarios para acompañar a jóvenes becados/as para este programa sin ánimo de lucro que quiere romper el círculo de la pobreza con el impulso de la educación de los jóvenes más vulnerables

Las desigualdades sociales y educativas persisten. Y muchos de nuestros jóvenes no cuentan con las oportunidades suficientes para romper con el círculo de la pobreza. De hecho, 3 de cada 10 jóvenes menores de 16 años en Cataluña se encuentran en riesgo de pobreza, una situación que se agravará en los próximos meses debido a la pandemia.

En este contexto de emergencia educativa, el programa ZING apuesta por la mentoría para transformar vidas. El acompañamiento en mentoring asegura el éxito académico y aumenta el grado de empleabilidad de los jóvenes en situación de desigualdad que entran a formar parte de este programa.

Durante los dos últimos cursos, ZING ha llevado a cabo una prueba piloto para construir un modelo de mentoría sólido y con alto impacto a varios municipios de la provincia de Barcelona.

«El 94% de los jóvenes en riesgo del programa ZING que durante el curso pasado contaron con el apoyo de un mentor/a en pleno confinamiento ha seguido estudiando este año. Este es un indicador del éxito del piloto de mentoría, si tenemos en cuenta que un 51% de los matriculados/as en un ciclo formativo de grado medio no finaliza los estudios, tal y como indican los datos del Departamento de Educación», según Víctor González, responsable del proyecto de mentoría de ZING.

Por ello, ZING busca personas entre 20 y 49 años, que hayan estudiado FP o en la universidad, que vivan en el Área Metropolitana de Barcelona y que dispongan de un par de horas a la semana para acompañar como sherpa un/a joven becado/a por el programa con actividades de ocio saludable, no consumista y con el apoyo de profesionales.

¿Cuál es la misión de un/a sherpa de ZING?

Los y las mentores/as voluntarios/as apoyarán un/a joven de entre 16 y 20 años, comprometido/a y con gran motivación para llegar a su cima formativo y laboral, pero en una situación socioeconómica de alta vulnerabilidad . Como sherpa, le acompañará para que gane autoconfianza y motivación durante el 1er curso de un ciclo formativo de Grado Medio (FP), siguiendo de cerca durante todo el curso y haciendo su seguimiento a través de un aplicativo online.

Según los resultados de la prueba piloto de mentoría en los cursos 2019-20 y 2020-21, los principales ámbitos de mejora percibidos por los jóvenes sobre sí mismos/as han sido más autonomía y capacidad de concentración (+ 12%) y la identificación con los estudios elegidos (+ 25%). Con respecto al curso 2020-21, se iniciaron 42 parejas de mentoring, de las que continúan activas un 98% de estas.

«La mentoría no sólo potencia el crecimiento personal, social y profesional de la persona mentorada, sino también del mentor / a. Ofrecemos un plan de formación y acompañamiento a los sherpas de ZING, para que se conviertan en referentes adultos positivos «, añade Victor González.

Un programa educativo que quiere escribir una historia de sherpas

ZING es un programa sin ánimo de lucro diseñado para romper el círculo de la pobreza a partir del impulso de la educación y así transformar la vida de jóvenes que no han podido acceder al mundo formativo y laboral en igualdad de condiciones. El programa cuenta con el impulso de la Fundación Nous Cims.

El equipo técnico del programa acompaña a los educadores/as de las entidades sociales en que el camino de los jóvenes en tramos de riesgo y complejidad sea más realizable gracias a un modelo de intervención basado en el descubrimiento y orientación vocacional, la oportunidad de estudiar una formación vocacional con la Beca ZING y el acompañamiento hacia la inserción laboral de calidad, con una red de apoyo que permite a los jóvenes conectar entre ellos y ser motor de cambio social.

El programa Zing quiere escribir una historia de sherpas: inspirada en Tenzing Norgay, el sherpa que acompañó el alpinista Edmund Hillary a la cima del Everest por primera vez en la historia. Los libros de historia mencionan Hillary, pero no su sherpa. Una vez que los zingers -los y las jóvenes seleccionados/as por su motivación y actitud para formar parte del programa- lleguen a su cima personal, formativo y laboral deberán coger la cuerda con la que han escalado la montaña y lanzarla en forma de retorno social a quienes están subiendo o aún deben hacerlo.